LA REGRESIÓN PARA LLEGAR A LA RAIZ

La regresión inducida por la hipnosis es una herramienta fundamental para acceder a la causa que nos genera un síntoma físico o circunstancias de vida desequilibrantes.

Una herramienta de estudio del inconsciente

Nunca deja de sorprenderme el poder de la mente y sus múltiples formas de sanar el cuerpo y las circunstancias desfavorables.

Como estudioso del inconsciente y los estados expandidos de conciencia, he encontrado en la regresión una inmensa y poderosísima herramienta para poder adentrarme en los subterráneos de la mente.

De ese modo, he podido descubrir de forma considerablemente rápida y directa, cuál es la causa original que desencadena un síntoma físico o un patrón de comportamiento dañino.

La regresión nos permite descubrir en qué momento de esta vida – o de una vida pasada- sellamos un decreto, declarado o no, que ha derivado en un síntoma físico emocional o relacional inarmónico en nuestra vida actual, contemporánea.

Por lo tanto, una vez encontrada la causa inicial, podemos dar un cierre a la historia y concluir un episodio en nuestro Viaje del Alma.

¿Qué sucede cuándo entramos en regresión?

Cuando entramos en hipnosis regresiva y viajamos al pasado, nos estamos adentrando en nuestras memorias en busca de ese niño, adolescente o adulto herido que, en realidad, cohabita con nosotros en tiempo presente.

Debido a que está presente aquí y ahora, influye en nuestros comportamientos autodestructivos, en nuestras decisiones desacertadas y en nuestro cuerpo maltrecho.

Parece que en cada desequilibrio que vivimos, nuestro niño herido está reclamando nuestra atención para que vayamos en su busca. Nos está pidiendo que lo rescatemos, liberemos su dolor y, de ese modo, vuelva sano y luminoso con nosotros a casa.

Es el lugar en el que le corresponde estar.

A esta rescate de nuestro niño interior, en chamanismo, lo llamamos la Recuperación del Alma. No se me ocurre una forma más bella de nombrarlo.

Porqué cura una hipnosis regresiva

La hipnosis regresiva nos proporciona una experiencia tan vivida a nivel emocional e imaginativo que nuestra mente puede generar cambios asombrosos en nuestra vida y en nuestro cuerpo.

Recientemente, apliqué hipnosis chamánica regresiva a una protegida que padecía un caso de colitis ulcerosa bastante grave. La llamaremos Sara.

Sara llevaba más de un año de tratamiento con distintos fármacos agresivos y ninguno parecía hacerle efecto.  Además de llevar varios meses de baja laboral, una nula vida social y un estado de ánimo depresivo, la enfermedad de Sara seguía agravándose cada vez más.

Tanto fue así que estaban valorando la opción de extirparle el colon y sustituirlo por una bolsa externa. Un panorama de lo más desalentador.

Milagrosamente, tras exponerse a las cuatro primeras sesiones de regresión chamánica, el medicamento empezó a ser efectivo hasta el punto de cicatrizar la zona afectada.

Abrazo tras la regresión

La culpa, gran fuente de enfermedad

Sara, en sus incursiones a su inconsciente visitó varios momentos de su vida en los que hizo algo que su propio inconsciente interpretó como “malicioso”. Esto provocó que acumulase grandes dosis de culpa y, por lo tanto, la necesidad de ser castigada.

El autocastigo genera una enfermedad autoinmune.

En las regresiones, Sara visitó momentos en los que se activo la culpa por decidir no ir a la universidad, culpa por hacer el amor en un coche, culpa por “ser muy movida y a mi tío le pongo nervioso”, culpa por enseñarle “mi cosa” a mi primo, culpa por fumar a escondidas, culpa porque papá y mamá discuten mucho…

Después de cientos de casos que he atendido en mi consulta y lo visto en mi propia vida y en la de los que me rodean, he llegado a la conclusión de que una de las principales causas de nuestros desequilibrios emocionales y enfermedades vienen generados por la culpa.

También por el miedo y la ira enfermamos, pero eso merece otro artículo. Nos enfocamos en la culpa.

La culpa se instaló en nuestro inconsciente colectivo y cultural en los tiempos de la Inquisición. Su cura es la comprensión, el perdón y la compasión.

Los Arquetipos sanadores

Para activar estas cualidades superiores – comprensión y perdón – contamos con los Espíritus de Compasión. Todos contamos en nuestro inconsciente con estas fuerzas arquetípicas y que tanto ayudan en los Viajes Chamánicos.

A estos sistemas energéticos, con inteligencia propia, que habitan en nuestro inconsciente, Carl Gustav Jung los denominaba Arquetipos. Jung fue discípulo de Sigmund Freud y es considerado el padre de la psicología moderna.

Durante un proceso de hipnosis, en cada recuerdo que visitamos podemos invocar la presencia e intervención de estos Arquetipos o Espíritus de Compasión para disolver la culpa en nuestro protegido.

Podemos incorporar en la visión del hipnotizado fuerzas numinosas como la Virgen María, el Cristo, Ángeles o el Animales de Poder para liberar el dolor y el «pecado» en el «yo» del pasado.

Será, entonces, cuándo se experimenta una visión sanadora. Puede que, por ejemplo, veamos como el Cristo toca el corazón del afectado y éste entra en estado de gracia sintiendo que sus “pecados” están perdonados.

Ciertamente esto se siente. Y donde hay presencia divina no hay culpa. Y si no hay culpa, ya no tengo que castigarme con una enfermedad o con episodios de vida desgraciados.

Es posible que, a raíz de esta experiencia, el inconsciente empiece a enviar nuevas órdenes, nueva información a nuestra conciencia y a nuestro cuerpo. El psico- nauta empezará a tomar decisiones saludables que le llevarán a su sanación.

El proceso sanador

Tras una o varias sesiones se pueden dar varias circunstancias. Una opción es que se dé una sanación espontánea, el síntoma desaparece, cosa que he atestiguado en varias ocasiones.

Otra opción es que empiece un proceso de circunstancias de vida que derivan al cambio y la sanación.

Como he comenzado antes, el fenómeno de la reinterpretación del pasado de nuestro inconsciente hará que éste dé las órdenes que sean necesarias al cuerpo y a la mente para que deje de autodestruirse.

Con lo cual, a partir de ese momento, el mioma puede desaparecer, la medicina empieza a hacer efecto o uno  encuentra, por fin, a la pareja con la que compartir una maravillosa vida.

Esto no se puede demostrar científicamente, todavía. Pero sí que se puede demostrar que existe una correlación entre el trabajo realizado interiormente y la sanación, dada la elocuencia  de los resultados. Porque han sido muchos ejemplos los vividos por mí y por otros compañeros.

Y también están las regresiones a otras vidas, pero de eso ya hablaremos en otro artículo. De momento, busca los medios que te sean más afines para liberarte de la culpa.

Te invito a que entres, lo más a menudo posible, en el Profundo Océano de Compasión que también eres. Sin duda, mejorará todo a tu alrededor.

Recibe un gran Abrazo de Poder,
Martín Ribes

 


¿Nos estás siguiendo? 

Enlace FB EpopteiaEnlace Instagram EpopteiaEnlace Youtube Epopteia


Te pueden interesar también los siguientes artículos:

Interesante artículo ¿verdad? Permite que otros también lo lean y comparte en las redes sociales pinchando en los iconos share.
Te estaremos muy agradecidos. ¡Y quien lo reciba también! 
Si quieres dejar algún comentario que ayude en el crecimiento de este post, genial. Seguro que tienes mucho que aportar para enriquecerlo.
¡Muchas gracias!
Si quieres recibir una sesión de Hipnosis Chamánica Regresiva® con Martín Ribes puedes ponerte en contacto llamando al:
615 856 360
Enviando un WhatsApp
O también puedes enviar un email a:
info@epopteia.es
Nos encantará hablar contigo para ver si te podemos ayudar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies