Si unimos masculino y femenino en nosotros podemos sexualizar y hacer magia